«Cabellos tras sus deseos», de Rafael Cabellos Damián

Rafael Cabellos Damián acaba de publicar un conjunto de poemas certeros, translúcidos y de artística densidad.

Publicado

26 Jul, 2023

Escribe José Carlos Picón

Las 37 formas de Rafo Cabellos para recordar calenturas de toda escala. Así podría llamarse el libro que tengo entre manos. Un libro de formato singular, aunque no escaso en el mundo editorial, más ancho y con más área. De tapa post pop y goteos de lo tropical es más que un objeto con volumen. Es un primer libro de alguien que ha entregado parte de su vida a la escritura y recién mostrará los resultados de una ruta muy particular y sensible, intensa a su manera. Hay humor en la fuerza de los pelos que refuerzan las tonalidades de las sombras. Sedimentado y calmo, no por ello impertinente.

Interesante conocer el detalle de otro de los oficios de Cabellos Damián: el cine, la producción audiovisual. Las imágenes en esta poesía son de seguros contornos, compuestas para adaptarse a transiciones hacia ritmos opuestos y tonos diversos. “cuando estoy triste/pero también cuando estoy feliz/me pregunto”. Además, esas divergencias paralelas cuyo rol es dar contexto a un microclima o situación anodina, inesperada. “Esta música que no logro desaprender”. Sin embargo, esas búsquedas de actuación y movimiento sobre determinado espacio son también eventualidades de una realidad paralela que cala igual de urgente, en el yo poético, en el sujeto. “O es acaso que no alcanzo/con mi voz/(…)/A la tarde que acaba asfixiándose con su sangre”. Hay una dimensión geográfica y ecosistemática, un tiempo, en la noción estacional, horaria.

El deseo opera, de forma general, como esclavo, como verdugo, cautivo, guardián. Aquí cumple su rol como materia, como camino o ruta y como sensorialidad espiritual, recuerdo, evocación. Con este esquema, los poemas de Cabellos trazan con lirismo transparente y urbano, sacuden en la inmovilidad, revuelven la memoria. “Encontraré la manera de llamarte, lo sé/porque tu nombre reverbera en mi boca como un pez”.

Poeta Rafael Cabellos Damián

Lo saludable en un poeta como Cabellos es que dedica su energía a componer poemas individuales. Se entrega a cada pieza, desde que comenzó a escribir hace décadas, lo hace como el que puede perder algo y verse inmerso en una situación complicada. Y también se trata de su entrega a la vida. Con brillo, luz. “El mundo es que hay árboles y tocacintas/y mañanitas frías con tazas de café.”

En este conjunto editado y publicado por el propio autor, con la participación, en las gráficas, del diseñador Cherman, y el escritor Daniel Soria, en el cuidado de los textos y edición, se respira una urbanidad barrial, de sencilla interlocución e intercambio con el exterior y los paisajes de San Felipe, alguna parte de la desabrida Lima, el Norte peruano, u otro lugar que el poeta evoque. Cada pieza es un cortometraje, si se quiere, un micrometraje. Y cada texto tiene una identidad propia e individual que demuestran con esmero, en lo sencillo, lo tibio y lo excesivo de su naturaleza. Firmes en su torrente testimonial, con caudales indistintos entre poema y poema. “cuando era un niño fabricaba barquitos de papel/y los lanzaba a los riachuelos/que bordeaban mi casa de Samanco/en la parte boscosa de Chimbote”.

Es decir, composiciones que incorporan versos con filo y de autonomías desesperantes: “La angustia es fría./El calor es su náusea.”; que podrían ser los apuntes de un filósofo bien leído de la esquina, el más callado y respetado. Algunos cultores del stand up comedy podrían encontrar mucha inspiración en este libro, pues sus versos, por momentos, parecen ser generados de una impecable improvisación y lirismo. “Si en una de esas/te tornas sueño despierto o sol volador o danza de agua/elige los sombreros que besan”. Escenario en conjunto de una sensibilidad compleja y establecida en la materialización de lo imposible e inexacto. “Y sabe dulce muchacha/que el deseo no es una tarde/sino una ventana”.

No hace falta decir que el recuerdo y su conjunto de sistemas (visuales, psicológicos, históricos, pictóricos, metafísicos, espirituales), así como el deseo, es pistón de importante arquitectura enhebrada en el flujo vital del conjunto de poemas recogidos en “XXXVII formas del deseo”. Una selección que, imagino, habrá sido dura, dada la experiencia de Cabellos y su arraigo con la vida, en tanto ejecutor de emociones y compositor de coreografías cotidianas frente a lo más trivial como ante una agonía no letal.  

José Carlos Picón (Lima, 1979) es periodista y escritor. Ha colaborado en diversos medios impresos y digitales, en páginas culturales y en plataformas de entidades públicas y privadas. Cuenta con dos libros de poemas publicados, "Tiempo de veda", (2006) y "Canciones de un disco cualquiera", (2013).

Sigue leyendo…

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares