José Rosas Ribeyro: «¿Cuánto vale Pérez Galdós?

Escribe José Rosas Ribeyro. Yo no sé ustedes, improbables lectores, pero lo que es yo, no he leído a Pérez Galdós. Siempre lo consideré un escritor sin importancia, pese a mi ignorancia. Creo que ese rechazo es típico de mi generación, que ignoró casi por completo la literatura española del siglo XIX, influida quizás por […]

Seguir leyendo

May 5, 2020

Escribe José Rosas Ribeyro.

Yo no sé ustedes, improbables lectores, pero lo que es yo, no he leído a Pérez Galdós. Siempre lo consideré un escritor sin importancia, pese a mi ignorancia. Creo que ese rechazo es típico de mi generación, que ignoró casi por completo la literatura española del siglo XIX, influida quizás por los escritores de la Generación del 98, que menospreciaron a Pérez Galdós. A mí, en particular, no me hizo abandonar el prejuicio ni siquiera el hecho de que dos de las grandes películas de Luis Buñuel fueran adaptaciones de novelas suyas: «Nazarin» y «Tristana«. Filmes que, por lo demás, me estremecieron, fueron quitasueño, como quería César Moro.

Resulta que ahora España y, en especial, Madrid, han declarado 2020 como «Año galdosiano«, al conmemorarse 100 años de su fallecimiento. Y yo me encuentro con artículos muy elogiosos sobre ese escritor que algunos llamaron «garbancero», escritos, entre otros, por alguien que admiro, como es Antonio Muñoz Molina, quien no duda en compararlo con Balzac, Dickens y hasta Flaubert. Por el contrario, otro escritor que sigo y aprecio, se manifiesta absolutamente contra Pérez Galdós, al que considera simplemente un mediocre costumbrista. Es Javier Cercas. Ambos incluso han polemizado públicamente sobre el tema. Así, pues, en ese dilema me encuentro yo, ya que no puedo tener opinión propia al no haberlo leído.

Admiradores del autor de «Fortunata y Jacinta» hay muchos en España, y Madrid le rinde culto como uno de los suyos, aunque él era de Canarias, y eso porque lo esencial de su novelística, al parecer, transcurre en la capital de España. Por eso será también, me digo, que aquí en Cataluña como que se le sigue ignorando pese al aniversario.

Una anécdota: hace meses publiqué en mi muro de Facebook una foto de un mendigo que, en la entrada de la estación de trenes de San Sebastián, estaba leyendo muy concentrado. Entablé una pequeña conversación con él sobre el libro que leía y era, justamente, «Fortunata y Jacinta» de Pérez Galdós. Tras recordar algunos pasajes, añadió: «es una maravilla«. Yo me digo ahora que no puede ser malo un libro que cautiva a un mendigo ilustrado.

Pero vayamos enseguida a una experiencia personal. En estos días de cautiverio debido al pinche virus, he estado viendo en el canal 2 de Televisión Española, la serie basada en la novela antes mencionada. La realizó Mario Camus en 1980, con una pléyade de actores de primerísimo nivel y una ambientación excepcional. Es un melodrama, sí, pero muy alejado de la ramplonería de las telenovelas y de muchas series que pasan y se olvidan.

«A estas alturas de la posmodernidad conviene reivindicar a los genuinamente modernos», escribe sobre Pérez Galdós, Jesús Ruiz Mantilla, al comentar la redifusión televisiva de «Fortunata y Jacinta«. En esto coincide totalmente con Muñoz Molina, quien reivindica la modernidad del escritor no sólo en los temas de su novelística sino en su propio arte narrativo, ya que, según él (yo no opino nada al respecto porque, como ya he dicho, no lo he leído), utiliza las más diversas técnicas y modalidades literarias para construir sus universos narrativos.

Fernando Fernán Gómez (Feijóo) y Ana Belén (Fortunata).

Se da el caso, entonces, que solo puedo expresar opinión sobre la «Fortunata y Jacinta» filmada por Mario Camus. Y creo que en la filmografía de este prestigioso realizador, esta serie debe situarse entre lo mejor que hizo. Es una serie que no duda en adoptar de Pérez Galdós «la calma y el esmero descriptivo«, lo cual la diferencia de manera radical de lo que suelen ser las producciones para la televisión.

Y para terminar algo muy personal: brillan en esta serie dos actores que admiro por su talento, su inteligencia, su sensibilidad: Fernando Fernán Gómez (Feijóo) y Ana Belén (Fortunata). Los pasajes en que ambos comparten pantalla, como el que se ve en la foto que acompaña el artículo que sigue a este post, son en verdad sublimes.

Califica este post.
<h4>Círculo de Lectores Perú<h4 />

Círculo de Lectores Perú

Círculo de Lectores Perú es más que una librería virtual: es una comunidad que crece poco a poco alrededor de aquello que tanto nos gusta: los libros y la lectura.

Quédate un poco más, tenemos contenido que te puede interesar.

Artículo | “Un habitante de las tinieblas”, adelanto exclusivo de “Abimael, el sendero del terror”, de Umberto Jara

Artículo | “Un habitante de las tinieblas”, adelanto exclusivo de “Abimael, el sendero del terror”, de Umberto Jara

Este libro de investigación del periodista Umberto Jara, llenó en su momento un vacío sobre la vida de este sanguinario personaje; sin embargo, Jara siguió investigando por su cuenta y ahora nos entrega una nueva edición corregida y aumentada con los datos sobre la muerte de Abimael Guzmán, el líder terrorista cuyo número en el pecho, 1509, celebraba y recordaba el día de la Policía Nacional del Perú: el 15 de setiembre.

Artículo | Las doce mejores novelas distópicas que puedes leer

Artículo | Las doce mejores novelas distópicas que puedes leer

Las novelas distópicas dibujan escenarios que son casi exclusivos de la modernidad. Por paradójico que resulte, fue el desarrollo de la ciencia moderna, las mismas invenciones constantes que habían creado la ciencia ficción (no te pierdas nuestras listas sobre ciencia ficción militar, el cyberpunk y los apocalipsis víricos), lo que provocó una violenta reacción literaria que convirtió las viejas utopías en infantiles cuentos de hadas.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares