Franz Kafka o la vigencia de su obra en un mundo cada vez más deshumanizado

¿Qué podríamos decir que no se haya dicho ya sobre Franz Kafka y su obra?; nos queda resaltar la vigencia de su pensamiento en la actualidad, una actualidad donde la deshumanización se agranda y la alienación —cual mercancía— se torna cada vez más común.

;

Seguir leyendo

Jul 18, 2022

Escribe J. Miguel Vargas Rosas

Un 3 de julio de 1883 nacería aquel niño que, con el paso del tiempo, sería descrito como alguien tímido, delgado (casi esmirriado), de orejas protuberantes y puntiagudas, y cuya obra —la mayoría— publicada de forma póstuma, lo ubicaría en la inmortalidad. Ese escritor tímido, de quien sabemos que su padre fue duro y lo maltrataba, y que llevó la ficción al máximo esplendor y captó la grandeza de la fantasía precisamente porque a través de ella nos presentaba realidades muy dolorosas, se llamó Franz Kafka.

¿Qué podríamos decir que no se haya dicho ya sobre Kafka y su obra?; nos queda resaltar la vigencia de su pensamiento en la actualidad, una actualidad donde la deshumanización se agranda y la alienación —cual mercancía— se torna cada vez más común; un mundo en donde el alma tiene un precio tal como un sombrero (parafraseando a David Ricardo) y es que Kafka es la más grande muestra de que la literatura de ficción no solo sirve o no solo debe servir para entretener a los lectores, sino también para conducirlos a la reflexión, a la crítica y al despertar.

La metamorfosis, de Franz Kafka, portada de la primera edicion.
Museo coleccion privada autor otomano Starke.

Si bien es cierto que la postura kafkiana se enfrenta tajantemente contra el naturalismo, el impresionismo, el sicologismo y el simbolismo imperantes en su época, Franz a través de su obra va a plasmar una realidad que parece fantasiosa o que es difícil de creer, pero que existe como tal en la realidad social. Esta realidad puede resultar sencilla, ya que es tomada de una experiencia íntima o de una realidad particular que con el paso del tiempo va a ser generalizada.

«Kafka expresa en imágenes exteriores, y con los máximos detalles de un realismo que resulta fantástico por su propia realidad (el castillo, el tribunal, el insecto, el circo, la madriguera, etc.), una realidad interior subjetiva cuya fuerza avasalla y se impone a la composición del mundo exterior tal como es percibido por el mero uso de los sentidos».

Modern, R. Acerca de Franz Kafkga. Pág. 25

Hay que señalar que esta realidad, proviene de una visión realista y sociológica que hace Kafka de la sociedad en la que le tocó vivir y esto gracias a los estudios basados en el anarquismo y el socialismo que sostuvo en su juventud. Así, el insecto de La metamorfosis no es más que el hombre, cuya condición está supeditada a su funcionalismo tal como una máquina productora de dinero y de mercancías. Una realidad cruda que pervive hasta nuestra época, por lo que el sistema imperante y el poder dominante dejan de lado los otros sentidos y lados del ser humano; esos lados profundos y luminarios que lo hace netamente humano.

 Así pues, el Samsa de La Metamorfosis, convertido en insecto es cualquier hombre de pleno siglo XXI, que se dice a sí mismo reiterativamente que debe trabajar para vivir, pero deja de vivir por trabajar, ya que la explotación y el carácter funcionalista de la sociedad capitalista lo hace sentir un insecto si no cumple su rol de productor de mercancías o de dinero. Sin esa condición —la de productor de mercancías y de dinero, es decir, su condición de esclavo—, el hombre de nuestro siglo solo es un insecto inservible aborrecido por los cánones establecidos por el poder.

A esto hay que sumar la crítica audaz que hace Kafka sobre la justicia en El proceso. En esta novela prácticamente convierte a la vida misma en un absurdo patológico que hay que corregir. El personaje de El proceso, el señor K. al igual que Samsa, no tiene una salida ni una salvación frente a los absurdos o las injusticias de la sociedad. Ambos son asesinados; Samsa por los propios seres que decían amarlo y el Señor K. por una institución judicial que en vez de dar justicia parece solo brindar injusticia e inseguridad. Así, Franz nos deja claro que la solución para estos trágicos fenómenos, no es un asunto fácil de alcanzar o que se puede encontrar a la vuelta de la esquina; su visión subjetiva se transforma en una visión algo oscura, por lo que cae en la tragedia profunda, más la ternura y la metáfora con que lo planteaba nos llevan a creer que presagia un futuro diferente para el ser humano, siempre y cuando este mismo ser humano, oprimido, dolido, marginado, abra los ojos a la realidad e intente transformarla.

No hay subjetivismo que no brote de la objetividad o del mundo exterior —por ende, de la interpretación que pueda dársele a ese mundo exterior—, por lo que Kafka capta la realidad de su época, una realidad que ha ido profundizándose de manera negativa, lejos de transformarse en algo menos oscuro y tenebroso, hasta llegar a nuestro siglo, donde la deshumanización —puede llamársele también monetización o fetichismo al estilo de Marx— corroe al hombre, hunde a este en la depresión, lo empuja a la locura y la esquizofrenia que terminan en suicidios o asesinatos masivos, además, claro está, de la injusticia campante o la corrupción en instituciones encargadas de proporcionar justicia. Lo cual nos demuestra que Kafka tenía un carácter visionario y esto hace que su obra siga vigente hasta que el ser humano del tipo de Samsa o del señor K, abran los ojos y decidan transformar la realidad o el mundo, el cual es presentado como una casa o una cárcel donde permanecer privados de libertad.

4/5 - (12 votos)
<h4>Círculo de Lectores Perú<h4 />

Círculo de Lectores Perú

Círculo de Lectores Perú es una comunidad que crece, poco a poco, alrededor de aquello que tanto nos gusta: los libros y la lectura. Vive con nosotros la aventura de leer.

Quédate un poco más, tenemos contenido que te puede interesar.

César Aira: «Una educación defectuosa»

César Aira: «Una educación defectuosa»

El Prix Formentor de las Letras se entrega a un autor por toda su obra. César Aira lo recibió por su «infatigable recreación del ímpetu narrativo, la versatilidad de su inacabable relato y la ironía lúdica de su impaciente imaginación». Un discurso brillante sobre el tiempo, la educación del talento y los pliegues y servidumbres entre realidad, ficción y literatura.

Así se hizo «Cien años de soledad», de Gabriel García Márquez

Así se hizo «Cien años de soledad», de Gabriel García Márquez

Cuando el crítico y escritor mexicano Emmanuel Carballo leyó, a mediados de los años sesenta, unas primeras versiones de Cien años de soledad, le dijo a su amigo Gabriel García Márquez: ”¡Dios mio, Gabo, nadie puede entender eso!”. En su opinión, la respiración del lector era difícil y se ofreció a «ponerle bien las comas». De hecho, el manuscrito final presenta 250 cambios de puntuación.

La carta de despedida de Henry Miller a Anaïs Nin

La carta de despedida de Henry Miller a Anaïs Nin

En noviembre de 1931 Anaïs Nin recibe en su casa a Henry Miller, un escritor desconocido del que le habían hablado. Anaïs tiene 28 años, Henry 40. Este le introduce en el mundo bohemio de los artistas de Montparnasse, con toda la decadencia y libertad que hasta el momento Anaïs desconocía. Juntos intercambian ideas acerca de literatura, filosofía y psicología. De este encuentro nacerá una de las relaciones literarias más intensas y explosivas del siglo pasado.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares