Herida andante: retrato de la contracultura limeña

“Subculturas contemporáneas”, de Fernando Cassamar, ahonda las fisuras de la vida artística en el bulevar Quilca y relata con voz híbrida historia y anécdotas. Una radiografía interesante de uno de los lugares más emblemáticos de la contracultura peruana, que hoy agoniza por el olvido y la reorganización de la ciudad.

;

Seguir leyendo

Escribe José Carlos Picón

Conozco a Fernando Cassamar desde la época en que, intentando ampliar mis referentes culturales, libros y manifestaciones musicales, auscultaba distintos puestos de venta del bulevar Quilca, hace aproximadamente veinte años. Supe luego que Cassamar pasó por las aulas de San Marcos y hacía un poco de dinero en uno de aquellos enclaves de conversación, erudición, libros, casetes y discos compactos. Cruzamos algunas palabras en ese entonces.

Luego coincidimos en reuniones del colectivo Arte sin Argollas que congregaba a artistas, músicos y escritores urbanos de distintas tendencias, pero conscientes de la disidencia y la adopción de marginalidad causal o voluntaria. Teatreros delirantes, plásticos que elegían la instalación como la dinámica silenciosa de decir o no decir. Asimismo, poetas y músicos recorrían los espacios dotando de intercambio y matiz aquella iniciativa.

Cassamar entonces estaba trabajando en una propuesta que hacía alusión y representaba el reconocimiento simbólico de un hecho concreto: la revolución bolchevique de octubre, en 1917. Después ya era cuestión de caminar por Alfonso Ugarte, Wilson, Quilca, para verlo de una manera no frecuente, pero casi. O conciertos, recitales de los Poetas del Asfalto, bares.

“Subculturas contemporáneas”, de Fernando Cassamar, ahonda las fisuras de la vida artística en el bulevar Quilca y relata con voz híbrida historia y anécdotas. Una radiografía interesante de uno de los lugares más emblemáticos de la contracultura peruana, que hoy agoniza por el olvido y la reorganización de la ciudad.
Presentaciòn del libro de Casssamar en el Nuevo Centro Cultural El Averno.

Una de sus actividades intelectuales, producto de la observación bonzo de visos etnográficos, de sus constantes lecturas e interpretaciones de la realidad cultural y contracultural de la Lima centro, es escribir. También es poeta. Mas la publicación que es motivo de este desarrollo, es más afín a la primera forma de ver el mundo urbano. Un libro que recoge la experiencia de Cassamar como sensible registrador de experiencias derivadas de situaciones. En la práctica, al menos no intensiva, un situacionista que forma parte de, en algún momento, una dinámica, un ritual o conflicto. Porque en “Subculturas contemporáneas. Cuadraturas de la contracultura limense”, el autor presenta tres textos que descubre una posición particular: la de criticar con dureza los demás sistemas cohabitantes de la ciudad. El tono, la cadencia y direccionalidad de la voz, nos lleva a la escritura a veces panfletaria o a veces cronista de los fanzines.

Pero ojo, no decimos que la propuesta de Cassamar sea débil, o más bien, disgresora, pues, en el ámbito de la forma, causa ruido, y por ende corre el riesgo de ser superficial o vacía. Todo lo contrario, enhebra una propuesta discursiva que llega a fascinar a los disidentes sensibles y literatosos. Es combativa y literaria, es rockera punk y metódica a la vez. Pero sobre todo posee reflexión, un gran trabajo de registro situacional, memoria histórica, compromiso emocional. A Cassamar no le importa la distancia racional.

¿Cabría la palabra bookzine? Es la idea: una publicación independiente, de autor, con el estilo que blandió desde el primer minuto de redactar su trabajo. Por ello, sí, las subordinadas tan fieles al desborde suceden, las conceptualizaciones entretejidas con reflexiones y trazos de crónica.

Puede ser un libro difícil o no. Pero eso sí: la sensación de estar frente a alguien que vivió la escena quilquense es brutal y, por lo mismo, fascina o repele.

3.5/5 - (11 votos)
<h4>José Carlos Picón<h4 />

José Carlos Picón

José Carlos Picón (Lima, 1979) es periodista y escritor. Ha colaborado en diversos medios impresos y digitales, en páginas culturales y en plataformas de entidades públicas y privadas. Cuenta con dos libros de poemas publicados, "Tiempo de veda", (2006) y "Canciones de un disco cualquiera", (2013).

Jul 3, 2022

Quédate un poco más, tenemos contenido que te puede interesar.

«El filo de la brevedad «, de Raúl Castañeda

«El filo de la brevedad «, de Raúl Castañeda

Los textos de «Espinela negra», último trabajo de Raúl Castañeda, acusan brevedad, economía del verbo. Esta práctica facilita la función de la sugerencia que se sustenta en la imagen. El poeta revela su fascinación por el cine, en particular, la de ciertos realizadores asiáticos como Kim Ki Duk, nombre que da título al último poema del libro.

«Niñagordita», lo último de Belinda Palacios

«Niñagordita», lo último de Belinda Palacios

La novela debut de Belinda Palacios, bien escrita y con una tensión que nunca decae, es de un lenguaje sencillo pero impecable. Apela masivamente al diálogo indirecto de estirpe vargallosianas y bryceana, que siempre es claro y funcional, pero no lo hace para contar lo mismo que sus modelos, sino como estrategias para referir un mundo jamás soñado por ellos.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares