«La Enciclopedia del crepúsculo», de Rafael Argullol

Rafael Argullol, escritor español, ha logrado componer en su vasto libro Enciclopedia del crepúsculo tanto una autobiografía personal como un panorama crítico de nuestro tiempo.

;

Seguir leyendo

Escribe Eric V. Álvarez

Desde Pierre Bayle hasta Flaubert y Ambrose Bierce, Camilo José Cela, Bioy Casares, Francisco Umbral y tantos otros, las enciclopedias y diccionarios de autor son en sí mismos un género literario. Cuando nos enfrentamos a la lectura de uno de ellos, es evidente la marca personal del diccionarista que compone, solo con la ayuda de su pluma, su imaginación y su conocimiento, una arquitectura verbal que sigue los rigores del abecedario. Pero, sobre todo, lo que prima en este tipo de libros es la subjetividad. Una preciosa cualidad que se aleja de los parámetros estrictos que un diccionario o una enciclopedia poseen en un sentido estricto, es decir, esa cientificidad que a veces encorseta al lenguaje.

Así, Rafael Argullol, escritor español (desmenucemos esta frase: crítico literario y de arte, narrador, poeta, ensayista, profesor universitario y conferencista), ha logrado componer en su vasto libro Enciclopedia del crepúsculo tanto una autobiografía personal como un panorama crítico de nuestro tiempo. El libro navega por las obsesiones de Argullol: literatura, arte, lecturas personales, música, es decir, todo aquello que compone su visión del mundo y su propia subjetividad como lector y acucioso observador del arte en general.

Los textos, que son una compilación de veinticinco años de trabajo y muchos de ellos publicados en El País, se estructuran en capítulos que abren con una palabra: desde Alegría hasta Volcán. Por sus páginas aparecen las figuras de Conrad, Leopardi, Hölderlin, y hasta Speer, el arquitecto de Hitler (cuyas memorias han sido publicadas por la misma editorial que la de Argullol, Acantilado), Mozart, Cavafis y una gama inmensa y variada de artistas de todos los tiempos.

Escritor y crítico Rafael Argullol
Escritor y crítico Rafael Argullol

El título alude no a una premisa decadentista: es más sencilla su explicación. Argullol prefiere escribir durante aquellas horas en las que el sol abandona el cielo y se confina al otro lado del mundo.

Resulta particularmente interesante que los textos de Argullol se encuentren repletos de reflexiones potentes y de referencias eruditas y precisas que despiertan el interés y el entusiasmo en cualquier tipo de lector, como cuando cuenta que Piasecki fue contrabandista, bandolero y que fue condenado a muerte, y que además escribió su novela El enamorado de la Osa Mayor en la cárcel, o cuando habla de ese rey de una tribu de Kenia que había desterrado la noche de sus dominios para liberarse de las pesadillas que lo acometían con espasmosa rigurosidad.

El libro de Argullol es, sin duda, una muestra de lo poderosa que puede ser la inteligencia si a ella se le suma la vocación por contar y por reflexionar y una evidencia del amplio bagaje cultural que posee el autor y de la sabia disposición de su estructura. Un libro, en suma, al que se puede entrar por cualquiera de las múltiples puertas que posee.

______________

4.3/5 - (6 votos)
<h4>Eric V. Álvarez<h4 />

Eric V. Álvarez

Eric V. Álvarez. Es profesor de Literatura y Lengua Española y licenciado en Educación por la Universidad Nacional de Educación, Enrique Guzmán y Valle, La Cantuta. Ha cursado la maestría de Literatura Peruana y Latinoamericana en la UNMSM. Escribe reseñas y narrativa y se encuentra próximo a publicar una novela. Trabaja como corrector de estilo en el diario La República y para varias editoriales y publicaciones independientes.

Jun 27, 2021

Quédate un poco más, tenemos contenido que te puede interesar.

Josemári Recalde: el poeta solar

Josemári Recalde: el poeta solar

Libro del Sol, de Josemári Recalde resulta una lectura difícil para aquellos que prefieren diferenciar entre la literatura y la vida del autor, especialmente por sus versos finales: “no quiero / pertenecer más a la realidad verdadera ni a la falsa, / por eso incendio mi cuerpo”.

«Quince minutos de receso», de Cayre Alfaro Fonseca

«Quince minutos de receso», de Cayre Alfaro Fonseca

“Quince minutos”, de Cayre Alfaro Fonseca, consigue figurar una sociología intuitiva del propio campo literario, mutatis mutandi como en la Educación sentimental de Flaubert, una cosa que hubiera excitado hasta las lágrimas a Pierre Bourdieu por encontrar esas constantes que son la base de su trabajo.

Clorinda Matto de Turner en el teatro

Clorinda Matto de Turner en el teatro

Clorinda Matto de Turner será testigo de la guerra con Chile y la invasión del ejército enemigo, lo que marcará para siempre su carácter literario. Tras enviudar en 1884, asume el cargo de redactora jefe del diario arequipeño “La Bolsa” y estrena su única obra teatral, “Hima Sumac”.

«Los recuerdos del porvenir», de Elena Garro

«Los recuerdos del porvenir», de Elena Garro

Sucede con Elena Garro algo curioso y sumamente injusto. Pese a la gran calidad de su literatura, se la conocía sobre todo por haber estado casada, muy jovencita, con Octavio Paz. Y ahora, cuando su obra se impone por fin con su propia luz, se la trata de vincular con García Márquez y el llamado realismo mágico, cuando, en realidad, «Los recuerdos del porvenir» para nada remite a ello.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares