La casa de los vientos: el doloroso aprendizaje de Octavio Correa

El escritor Gabriel Rimachi Sialer ha publicado su primera novela titulada “La casa de los vientos”, un intenso recorrido por el aprendizaje y la vida amorosa de un abogado gay víctima del bullying en sus primeros años de adolescencia en un país tan complicado e hipócrita como el Perú.

Publicado

29 Dic, 2022

Escribe José Carlos Picón

Un ciclo vital, intenso, rasgado por el bulling debido a la  homosexualidad reconocida a medias de Octavio Correa. Una existencia debilitada y marcada por la intransigencia de su entorno. Gabriel Rimachi aborda el relato de vida de este personaje con intensa y fluida pluma.

Correa, un joven apocado y de poca vitalidad en su niñez y adolescencia, resiste los embates de la crueldad de sus compañeros de clase. El estigma de la violencia por ser distinto, amanerado, hijo de una madre ultraconservadora y padre cura posteriormente, profesor laico, errático en sus decisiones. Una casa en Miraflores que alberga a toda la familia, su abuelo, su tía, su madre, su hermana, quienes ven sufrir cada cuanto, la emocionalidad del adolescente.

Con esta, su primera novela, Rimachi recorre con una narración solvente, que tiene de la literatura gay de Bayly pero con más nervio y profundidad, los estados de ánimo, las situaciones y la búsqueda del amor de Octavio. Cada capítulo discurre con agilidad, el lector es atrapado en una red de historias y personajes en la que humor y dramatismo van dando fuerza al espíritu de la novela.

Rimachi no se queda en lo superfluo y referencial. Cala en patentes de historia contemporánea como la violencia de los años ochenta y noventa, las crisis políticas de aquellas épocas y posteriores tiempos. Aparejado al rutilante estilo narrativo, emerge con claridad la preocupación de su autor por la precisión e investigación sobre hechos y lugares que son hitos en el relato. Por ejemplo, las descripciones de los escenarios geográficos son de sólida convicción.

Escritor peruano Gabriel Rimachi Sialer (Foto: Mario Colán)

La música popular que aparece durante varios de los capítulos correspondientes a momentos precisos de tragedia o humor, da matices y brinda una ubicación emotiva al lector. De Paulina Rubio a The Cars, de Andy Montañez a Roxy Music, desfilan los tracks mediante versículos que o deliran en quien encuentra esas secuencias provocando risa, o marcando incluso, el drama, la angustia.

Rimachi Sialer profundiza en la psicología bien contorneada de sus personajes. Los dota de humanidad. Es implacable como generador de emociones. Emociones que retornan a aquella casa que pronto será demolida. La casa de los vientos. El viaje interminable de Octavio en busca del amor, esta lleno de aventuras, amoríos, desencuentros, éxito laboral y excelencia profesional. Pasión, sensualidad, dependencia, excesos y devaneos patológicos pueblan las relaciones que Octavio Correa establece con sus amantes de turno. Una suerte de buildingsroman del amor gay en clave urbana y cosmopolita. Rimachi con esta primera obra de largo aliento está ubicándose entre aquellas experiencias literarias que marcan un antes y un después en la literatura LGTB escrita por un escritor heterosexual. Ello dice mucho de su empatía y de su compromiso con su  momento, con su historia y con el presente que, en nuestro país, ata de conservadurismo cualquier afinidad con la libertad de espíritu, pensamiento y amar. Después de todo, siempre volvemos a nuestra casa, sea esta solo de escombros, para construir y avanzar sobre aquello que llamamos vida.

José Carlos Picón (Lima, 1979) es periodista y escritor. Ha colaborado en diversos medios impresos y digitales, en páginas culturales y en plataformas de entidades públicas y privadas. Cuenta con dos libros de poemas publicados, "Tiempo de veda", (2006) y "Canciones de un disco cualquiera", (2013).

Sigue leyendo…

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares