Renzo Porcile: un accidente que genera palabras

El joven poeta Renzo Porcile presenta un contundente libro editado por AUB, que revela pensamiento, trabajo filosófico de la palabra y un lenguaje sumamente creativo.

Escribe José Carlos Picón

El escritor norteamericano William Carlos Williams refería que el poeta piensa con el poema, y allí reside su pensamiento, “y eso, en sí mismo, es la profundidad”. Recordé a Williams y esta idea porque me parece pertinente para iniciar un comentario sobre “El accidente y otros poemas”, libro de Renzo Porcile, editado por la siempre impecable Álbum del Universo Bakterial (AUB).

En realidad, parece que Porcile más bien, opta, sin querer o queriendo, quién sabe, por poetizar el pensamiento. Propone un ligero disturbio y fuerza el acto de pensar, descolocando cualquier oportunidad de ubicar un inicio o un final. Lleva el verso hacia el límite de la capacidad de pensamiento. Esta subversión no es formal. No hay una gramática experimental. Tampoco imágenes insondables.

Lo que hay es tal compromiso con la palabra, que va configurando una serie de micro-filosofías conectadas. De esa manera, brinda profundidad a sus intentos de esclarecer el tiempo y sus sucesos, permitiendo que de estos, broten ramificaciones de sentido multidimensionales.

Cabría utilizar la idea de ensayo. Poema ensayo, sí, pero no siempre. Verborrea, no. Lo de Porcile es cercar los significados de frases versificadas para, en algunos casos, volver sobre su absurdo, en otros, acuñar estremecedoras, llamémosles, verdades a medias. ¿La verdad es lo real? Parece que para el autor lo real es aquello que, como una presa indefensa, debe ser descuartizada. Pero el desenlace es implosivo, aunque el cauce por el que rueda el lenguaje, se desborde, sin desmerecer al texto.

Poeta peruano Renzo Porcile (Foto: Facebook)

No obstante, el poeta piensa con el poema, desde el poema, a través de él. Los hallazgos tienen un lugar central en el discurso de Porcile. Sería ocioso citar versos y textos de “El accidente y otros poemas”, porque cada pieza es un sistema. Aún así, las herramientas utilizadas por el poeta para su cometido son variadas; dialoga consigo mismo, con interlocutores dentro del poema, busca sentido como la espuma en la orilla que se ordena dentro de una poza de arena húmeda. Un sentido que, se me ocurre, es esquivo. Lo que no quiere decir que Porcile es hermético o alambicado. Su pensamiento, su mirada, su registro están en todo el libro. Ni claridad ni ambigüedad. ¿Cuál sería la tercera opción?

Con todo, “El accidente…” es un libro que llega a fascinar por el misterio que encarna su lenguaje. Por el misterio de la química en las palabras. Un poeta en una suerte de panóptico observando el mundo y participando en él de formas insensatas pero lógicas. El producto de esta observación, la materia de estas voces, tienen efectos emocionales, tal vez. Una vuelta por el laberinto puede culminar en despertar. El asombro ante una construcción de palabras que aparentemente no tienen sentido, es la vibración continua en este accidental viaje. Quizás sea como dice otro poeta norteamericano, Robert Creeley que, utilizamos la palabra en poesía para traer al mundo entero, un instante de tiempo, de otro modo, carente de sentido.

José Carlos Picón (Lima, 1979) es periodista y escritor. Ha colaborado en diversos medios impresos y digitales, en páginas culturales y en plataformas de entidades públicas y privadas. Cuenta con dos libros de poemas publicados, "Tiempo de veda", (2006) y "Canciones de un disco cualquiera", (2013).

Sigue leyendo…

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares