«Kentukis», la nueva novela de Samanta Schweblin

Samanta Schweblin nos sumerge en una realidad donde la tecnología domina los espacios de la soledad personal, aquellos momentos donde el calor corporal es reemplazado por una misteriosa mirada tras una cámara de video.

;

Seguir leyendo

Escribe Gabriel Rimachi Sialer

En lugares tan disímiles como Lima, South Bend, Mendoza o Hong Kong, las personas están sucumbiendo a la tentación de adquirir un Kentuki, muñeco de moda que posee cámaras de video en sus ojos, tres ruedas en su base, se conectan con Internet WiFi y tienen que ser recargados religiosamente cada cierta cantidad de horas. Además tienen formas diferentes: un cuervo, un dragón, un conejo, etc. Pero este Kentuki físico es a la vez otro: alguien que observa permanentemente al dueño del muñeco a través de esos ojos -cámaras de video- pero que está imposibilitado de comunicarse: los Kentukis no hablan, sólo emiten un ligero gruñido o chillido.

Schweblin nos presenta así un futuro cercano donde estos muñecos aparecen en el mercado para ocupar el lugar de las mascotas tradicionales -reemplazando a los perros, pericos o gatos- ocupando el vacío de una pareja sin hijos, el tiempo y la soledad de una madre olvidada por su hijo o, simplemente, para cometer crueles venganzas adolescentes a cambio de dinero. Los kentukis entonces son dos: el muñeco y quien observa (desde cualquier inhóspito lugar del mundo) a su dueño. Como en uno de los capítulos más tenebrosos de The black mirror, los kentukis se adentran en la vida de quienes los poseen, hurgan visualmente en sus alegrías y miserias, en sus intimidades sexuales o en sus momentos más banales, pero también se involucran al establecer vínculos de dependencia psicológica: llega un momento en que el que observa cree que el destino de quien lo posee depende de éste, su seguridad física o emocional. Es un juego perverso que termina por trastocar los roles mediante la tecnología.

Escritora argentina Samanta Schweblin (Foto: Jaime Cuellar)
Escritora argentina Samanta Schweblin (Foto: Jaime Cuellar)

Y aquí la palabra tecnología cumple un rol central: los kentukis generan una dependencia enfermiza en quienes los poseen, si no se recargan a tiempo y se les agota la batería nunca más podrán volverse a conectar a la Internet para establecer contacto con nadie (recuerda a la anécdota del reloj de pulsera en el magistral microcuento de Cortázar), y entonces el temor a perder aquel contacto metálico, sin vida real pero conectado al mundo virtual, despierta inquietudes perturbadoras en quienes lo poseen.

Kentukis está estructurado en breves capítulos escritos con una intensidad que nos va jalando de la mano hasta la intimidad de sus personajes, y he aquí el hecho más estremecedor de la novela: con cada página que volteamos, nos convertimos también en un kentuki, el que observa, silencioso e inquieto, la vida de los demás.


Kentukis (novela). Samanta Schweblin,
Literatura Random House, 2018

4.5/5 - (11 votos)
<h4>Gabriel Rimachi Sialer<h4 />

Gabriel Rimachi Sialer

Gabriel Rimachi Sialer es escritor y periodista. Autor de los libros de cuento "Despertares nocturnos", "Canto en el infierno", "El color del camaleón", "El cazador de dinosaurios", "Historias extraordinarias" y de la novela infantil "La increíble historia del capitán Ostra". Reconocido en la antología nacional "El cuento peruano 2001-2010", del crítico literario Ricardo González Vigil, dirige la editorial Casatomada y el programa de libros "Fahrenheit 051".

Mar 8, 2019

Quédate un poco más, tenemos contenido que te puede interesar.

«Quince minutos de receso», de Cayre Alfaro Fonseca

«Quince minutos de receso», de Cayre Alfaro Fonseca

“Quince minutos”, de Cayre Alfaro Fonseca, consigue figurar una sociología intuitiva del propio campo literario, mutatis mutandi como en la Educación sentimental de Flaubert, una cosa que hubiera excitado hasta las lágrimas a Pierre Bourdieu por encontrar esas constantes que son la base de su trabajo.

Clorinda Matto de Turner en el teatro

Clorinda Matto de Turner en el teatro

Clorinda Matto de Turner será testigo de la guerra con Chile y la invasión del ejército enemigo, lo que marcará para siempre su carácter literario. Tras enviudar en 1884, asume el cargo de redactora jefe del diario arequipeño “La Bolsa” y estrena su única obra teatral, “Hima Sumac”.

«Los recuerdos del porvenir», de Elena Garro

«Los recuerdos del porvenir», de Elena Garro

Sucede con Elena Garro algo curioso y sumamente injusto. Pese a la gran calidad de su literatura, se la conocía sobre todo por haber estado casada, muy jovencita, con Octavio Paz. Y ahora, cuando su obra se impone por fin con su propia luz, se la trata de vincular con García Márquez y el llamado realismo mágico, cuando, en realidad, «Los recuerdos del porvenir» para nada remite a ello.

“Alter ego”, un suspense de Daniela Corzo

“Alter ego”, un suspense de Daniela Corzo

Daniela Corzo deja entrever su posición frente a una sociedad a la cual le dice de golpe que tiene muchos rasgos abominables por ser machista. Mensaje sutil que podría resumirse así: «Tus constantes deseos de hacerme perfecta solo me han hecho más insegura, creyente de que nunca sería lo suficientemente buena para tener tu aceptación»

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares