«Niñagordita», lo último de Belinda Palacios

La novela debut de Belinda Palacios, bien escrita y con una tensión que nunca decae, es de un lenguaje sencillo pero impecable. Apela masivamente al diálogo indirecto de estirpe vargallosianas y bryceana, que siempre es claro y funcional, pero no lo hace para contar lo mismo que sus modelos, sino como estrategias para referir un mundo jamás soñado por ellos.

;

Seguir leyendo

Escribe Alexis Iparraguirre

“Niñagordita”, primera novela de la escritora peruana Belinda Palacios, es una historia sobre el hundimiento de Talía, una joven de la parte moderna o globalizada de Lima que, paradójicamente, no tiene relaciones sinceras con nadie. No es una persona falsa o una farsante; más bien, es una empeñada en mentiras, imposturas e incluso silencios sobre pequeñas conductas cotidianas, empeñada en funcionar bajo las reglas del mundo social en que vive y encajar en las expectativas de sus padres, de sus amigos y sus novios.

Es el mundo de los jóvenes que estudian en las universidades privadas de Lima, un sector privilegiado que, contra lo que podría esperarse, no socializa de veras en las aulas universitarias que los preparan para ser profesionales, y que son coyunturales, sino en las exclusivas discotecas de Lima y en sus lugares de diversion más caros, que reproducen efectivamente su vida social. Pero Talía rara vez se divierte o disfruta esa vida aunque circule por ella en estricto cumplimiento de los rituales de la juventud de su clase. Más bien los sitios de diversión nocturna, y también el interior de los autos, los malecones para las conversaciones, las casas de playa, y las mesas de los bares de Barranco, no existen como espacio para el relax y el flirteo de una vida sexual naciente, sino zonas oscuras donde en vez de vida hay voces y amenazas que le recuerdan la reglamentación moral castrante, implacable, enloquecedora que debe cumplir a cada instante con sus acciones y su pensamiento.

De las miradas, los gestos, las frases al vuelo y los mensajes directos de sus amigos, y también de los de unos mayores generalmente ausentes, provienen listados exasperantes sobre sus obligaciones para preservar su pureza, cumplir con los modales de la modestia, tener las conductas propias de la templanza y, sobre todo, extirpar de de su vida pública y privada cualquier trazo de la vida de su libido, so pena de que se le imponga el calificativo de la imperfección absoluta: ser una puta. Es un regimen de represión absurda, que se ejerce no porque se consiga de él alguna virtud, sino porque permite a los mas hipócritas y cínicos el dominio y la opresión brutal de los cuerpos y el deseo transgresores. Está tan interiorizado que el primer latigazo de castigo se lo autoinflige el transgresor mismo, al que la culpa devora por no poder ser perfecto, y por lo mismo se somete a castigos psicológicos y luego físicos.

Escritora peruana Belinda Palacios y su primera novela.

Así, Talía, una chica del siglo XXI, llena de privilegios, habilitada en la teoría para el goce capitalista, se ahoga de formas cada vez más definitiva en una espiral de culpa y autocastigo, a la que se suma el bullying de una juventud limeña cruel, prejuiciosa hasta el hartazgo y practicantes de una moral inquisitorial que apoyan porque les sirve para satisfacer su propio sadismo. Son los hijos de las familias ricas conservadoras de Lima moderna, de esas que se empeñan en representar el cuadro de la familia feliz, como la de televisión americana de los años 50, mientras el siglo XXI les devasta la salud mental de los hijos.

Así, Talía progresivamente convierte su sed de perfección humana en pura pulsión repetitiva, agotadora, y torturante, que la dejan a merced de la manipulación de Felipe y Tomás, sus dos intereses románticos (quienes desde muy chicos han aprendido a pulsar las cuerdas del mecanismo de control y creación de complejos de culpa a su favor). Es una novela que parece carecer de un contexto histórico, pero aunque intencionalmente diluido, emerge por aquí y allá el periodo en que Juan Luis Cipriani fue arzobispo de Lima y el Opus Dei intervino masivamente en la formación escolar de las clases altas limeñas.

La novela debut de Belinda Palacios, bien escrita y con una tensión que nunca decae, es de un lenguaje sencillo pero impecable. Apela masivamente al diálogo indirecto de estirpe vargallosianas y bryceana, que siempre es claro y funcional, pero no lo hace para contar lo mismo que sus modelos, sino como estrategias para referir un mundo jamás soñado por ellos: el de las juventudes de las elites conservadoras limeñas contemporáneas, lleno de voces y conversaciones estruendosas, pero terriblemente, inenarrablemente, solitarias. No es una novela perfecta, pero de lejos exhibe la fluidez, la sensibilidad, y la inventiva de quien ya es una escritora de veras.

3.7/5 - (3 votos)
<h4>Alexis Iparraguirre<h4 />

Alexis Iparraguirre

Alexis Iparraguirre (Lima,1974), ganó el Premio Nacional de la Pontificia Universidad Católica del Perú de Narrativa por su primer libro de cuentos El Inventario de las Naves (2005). Sus relatos han sido publicados en numerosas antologías, entres las que destacan El cuento peruano (2001-2010) y El futuro no es nuestro. Narradores de América Latina nacidos entre 1970 y 1980. Es también licenciado de Literatura Hispánica por la PUCP y cursó el Máster de Escritura Creativa en Español de la Universidad de NuevaYork (NYU). En la actualidad vive en la ciudad de Nueva York, donde ha obtenido el Ph. D en Literaturas Hispánicas en el Centro de Posgrados de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY).

Jun 13, 2022

Quédate un poco más, tenemos contenido que te puede interesar.

La simulación de Iris Kiya

La simulación de Iris Kiya

Bajo el título de “Espero que le gusten los caballos”, la poeta boliviana Iris Kiya entrega una trenza experimental de textos con la editorial Sol Negro de Paul Guillén. Una inmersión donde la palabra se entrecruza con el ajedrez y la precisión de una poeta ambiciosa en su quehacer artístico.

El jardín zen de Miguel Ángel Sanz

El jardín zen de Miguel Ángel Sanz

El poeta peruano ha publicado un conjunto de poemas breves con la editorial La Strada (2022) en el que predomina el silencio, la contemplación y la meditación. Nueva entrega de un poeta cuya voz se va consolidando en el mundo de las letras peruanas.

Manuel Marcazzolo, desde la memoria

Manuel Marcazzolo, desde la memoria

Manuel Marcazzolo no se centra en el conflicto bélico propiamente dicho, sino en el postconflicto. Sus personajes, cargados de evocaciones, regresan a la sociedad en búsqueda de reinsertarse, afrontando las avasallantes “evoluciones” que son presentadas como francas involuciones sociales.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares