Roxana Crisólogo: Los poemas del exilio y la despedida

La escritora y poeta peruana Roxana Crisólogo publica su quinto libro, un itinerario del desarraigo en clave poética. Acerquémonos a la obra de una de las poetas más destacadas de la generación del 90.

Publicado

25 Nov, 2022

Escribe José Carlos Picón

Debe ser extraño volver a los lugares visitados sintiendo que no eres la misma. O que siempre fuiste la misma pero de ninguna parte, a la vez. ¿Es extraño transfigurarse debido al constante desplazamiento geográfico de un espíritu? Debe ser tenebroso imaginar que debes conectar con el nuevo ser que estas obligada a actuar. Pero tal vez, el mecanismo para defenderse de esa continuidad de desencuentros va acompañado de rituales de enfrentamiento y conciliación con uno mismo, es decir, con las voces que están representadas en ese prisma personal de la existencia.

“Kauneus (la belleza)”, último libro de la poeta peruana Roxana Crisólogo, desencadena más preguntas que certezas. En cuatro segmentos, distintos perímetros de vida son dispuestos como relatos en poesía o poesía relatada, pero no en el sentido narrativo ni de estilo. Son cuadros de la vida de una mujer extranjera de sí misma, que vive pendulante entre su aceptación y la mirada de fuera. Crisólogo es ya una poeta con un nervio definido cuando compone sus versos. Son sus anteriores libros, también registro de existencias. Imágenes y secuencias que documentan sucesos emocionales más que históricos. En Lima, Turquía o Finlandia, cualquiera sea el espacio. Esa potencia de la confesión se anuda con una poética de la cotidianeidad fiera, de la miseria, de la soledad.

Estos textos constituyen momentos, traslados, asimilaciones, reflexiones y otros instancias vividas por la autora, entretejidos en planillas de desfogue, planos íntimos de la memoria y el nebuloso olvido, la fragmentación, indignación e indulgencia de quien va confesándose frente a alguien que no verá jamás, pero en realidad ve todos los días.

Poeta peruana, radicada en Finlandia, Roxana Crisólogo.

Ese lirismo en ciénaga, enumeraciones climáticas de palabras, de objetos, los fragmentos de la realidad o el comentario sobre esta pero, sobre todo, la intensidad que pulsa y emerge de las heridas, tropiezos, actitudes de meditación, observación y contento, son recursos que ya se conocen de la autora.

Da la impresión, que a diferencia de sus anteriores libros, “Kauneus” está diseñado como una bitácora del viaje, a la vez que espacial, emotivo y sentimental, también. Son apuntes de quien está acostumbrada, mas no cómoda, con el acto de trashumar. De la incertidumbre temerosa e insegura de estar en Lima, en su ciudad, hasta la zozobra de quien se sabe en peligro constante por ser extranjera y latinoamericana: “y de seguro algo explotará antes de que la luz parpadee/pienso en los poemas que olvidaré si eso ocurre” o “este cuerpo este color/tuvo miedo de morir en explosiones”. Se despide y se abraza al llegar. Se inunda del movimiento de los extraños, de sus miradas y palabras. Los latidos de ansiedad escritos en estos poemas, funcionan como canciones de un bardo culto y por ratos áspero. Sus piezas podrían ser composiciones de un Spoken Word experimental. No hay silencios notorios, sustanciales. Es poesía para agitarse. 

El rigor cotidiano está señalado como un signo de puntuación, “los silencios que se acumulan/como la compra obsesiva para olvidar”. No obstante, la poeta utiliza un tiempo para reflexionar luego de las aparentes descripciones de lo vivido, como un bucle se introduce dentro suyo para examinarse, llegando al gesto del sinsabor o la preocupación. De otro lado, las demostraciones de ternura, la urgencia de identificarse con “el otro”, el desasosiego de carácter más íntimo, recorren todos los textos.  

En este libro, sobre el exilio y sobre la pertenencia, Roxana es varias. En el último poema del libro inicia, “tengo que explicar el porqué de este viaje”. Y confiesa: “me he visto de tantas maneras que ya no sé de quién hablo/lo llamo el viaje a las raíces”. Está convencida de algo, “…yo vengo del laberinto”.

De la intimidad de la mesa, de la observación frente al espejo, de la confesión corporal, se traslada a no-lugares, como referiría el antropólogo francés Marc Augé. Estaciones de transporte, aeropuertos, restaurantes, la calle, una avenida e incluso paisajes urbanos, rurales, salvajes, iluminados y caóticos, como países de extremo, cercano Oriente y África. Un “diario” de viaje en tono e intensidad de poesía. ¿Qué es la belleza? ¿Cuál su tenor desde este libro?

La belleza es resistir a la indiferencia, al maltrato, a las instituciones, los bancos. Además, son los momentos de luz y conforte. También las despedidas, las bienvenidas, los amigos, ex amores, la hija. La belleza es aglutinación nutricia. Incluso la misma ansiedad y miedo ante una bomba a punto de estallar. Para Crisólogo eso es el poema. Su confesión, su rebeldía quieta, sus recuerdos, trabajados con punzón grueso, con cincel. La poeta se autointerpela: “y ¿si la poesía me abandonó en la estepa/para que aprenda a defenderme? (…) ¿Sino hice bien mi trabajo de inventar mentiras?”. En todo caso, Roxana Crisólogo necesita de la poesía para encontrar la belleza. Empuja ese carruaje para que aquellos que “parecen países sumergidos en sí mismos” se sientan menos solos. La autora, más que vivir, respira la vida, sin embargo, mediante un alambre de óxido verde hermoso, hace contacto con la existencia, aquella por la que “debo devolverlo todo como los impuestos como los préstamos al banco”.

4.5/5 - (43 votos)
José Carlos Picón (Lima, 1979) es periodista y escritor. Ha colaborado en diversos medios impresos y digitales, en páginas culturales y en plataformas de entidades públicas y privadas. Cuenta con dos libros de poemas publicados, "Tiempo de veda", (2006) y "Canciones de un disco cualquiera", (2013).

Sigue leyendo…

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares