Malos elementos. Cuentos sobre la corrupción.

Un manual para el perfecto corrupto: “Malos elementos”, de Salvador Luis Raggio

Salvador Luis Raggio (Lima, 1978) quien compila estos cuentos, hace referencia en su prólogo al miedo y la incertidumbre que nos controlan; por lo tanto, caer en la masa corrupta es una clara consecuencia de asumirla y justificarla.

;

Seguir leyendo

Escribe Cecilia Podestá *

Nos toca ahora ser uno de tantos observadores, acaso simples lectores de los más cínicos, pobres y débiles sujetos, que son a su vez “malos elementos”, reunidos en una antología de cuentos sobre la corrupción y el temor desenvueltas como crisis en medio de nuestra sociedad.

Sus personajes se exhiben con el whisky en la mano, sudando, habiendo aceptado y celebrado su mediocridad, siendo entre otros una ruma ilícita de piezas que dialogan sin desparpajo. Se multiplican, rompen la mano de quien sea y claro, la mayoría está presurosa por deshacerse de lo poco que tiene -integridad, honestidad- y cambiarla por lo mucho que desea: satisfacción.

Y después de tanto bajo el empacho del poder, su obscenidad ha cobrado sudor frío, sin embargo, ese mismo hedor es algo que han decidido tolerar y cubrir de ropa cara, putas que salen en la tele, restaurantes finos y más. Esto sucede en «El festín del cordero» de Carlos Rengifo, quien retrata a un político en medio de chantajes y una accidentada campaña de reelección. En «Pecera» de Susanne Noltenius, una madre se prepara para luchar por la custodia de sus hijos cercada por los mismos sistemas que la rodean, tan sucios como intocables.

De pronto escuchamos la voz de un asesino convertido en héroe bajo una política que limpia y premia sus actos. «Mío. Este país es mío», dice el jefe de policía en la crónica de Florencia Abbate «En memoria de tantos». En su relato cada uno de sus crímenes cobra una mirada propia del otro lado de la moral, jactándose como uno más entre tantos valientes, mostrándose obvio y repulsivo pero libre de sí mismo, quizá sólo hasta que la vejez lo alcance y pague la consecuencia de una perspectiva final, que lo apunte y dispare.

La corrupción aparece así como la caricia y la promesa de venganza por todo lo que nos fue negado, empezando incluso por la familia como primer espacio para reconocer armas, secretos, muertes y amenazas, como en «Disparos al aire», de Diana Ospina; «La madre del monstruo», de Patricia Suárez; y «Seguridad vecinal», de Luis Hernán Castañeda. Esa misma caricia se convierte en el tacto execrable de un pedófilo en «Muñequita» de Eduardo Halfón. En este relato, podemos escuchar en la voz de una niña que acaba de sufrir una violación el más inocente pedido que se confunde con un reclamo o un acto lúcido sobre lo que acaba de pasarle.

Escritor peruano Salvador Luis Raggio, con dos de sus antologías.

Salvador Luis Raggio (Lima, 1978) quien compila estos cuentos, hace referencia en su prólogo al miedo y la incertidumbre que nos controlan; por lo tanto, caer en la masa corrupta es una clara consecuencia de asumirla y justificarla. Esto parece ocurrirle al protagonista de «Pájaros que llegan a Moscú», de Sergi Bellver, que encuentra comprador para su ira después de defender a una anciana de unos skinheads, convirtiéndose en matón de uno de tantos mafiosos. Tiene entonces finalmente un solo patrón, quien admirado por la violencia que observó en la calle como si fuera un escaparate, eligió a un asesino para lo sirva.
El temor de las imágenes carcelarias en «Las especies extinguidas» de Octavio Vinces y en «Proximidad» de David Miklos, junto al encierro clandestino en «Terminal 3», de Juan Francisco Ferré, irán revelando el discurso siempre ambiguo de los malos elementos que desbordan el libro y también señalando ese silencio que rodea y otorga, que poco a poco huele a nosotros mismos.

La mayoría de autores son latinoamericanos, y dan cuenta de la violencia de nuestros países bajo distintas situaciones, políticas y contextos tantas veces compartidos. Si bien el libro no llega a tener una calidad uniforme, llega a picos intensos y logra importantes resultados como conjunto, ya que se convierte en un ensayo de reconocimiento sobre la violencia común.

Queda decir que este no es un comienzo para reconocer todo lo torcido, a pesar de haber tenido bajo la nariz el esplendor de la miseria de cada uno de estos personajes, tan parecidos a muchos de los que ya conocemos y a los que les hemos permitido demasiado. Todos ellos fueron tentados –como lo seremos nosotros en algún momento, si no ha pasado ya– y se convirtieron en personajes ofrecidos obscenamente al poder, al sexo y al dinero bajo la adicción absoluta a la consecuencia: la peligrosa violencia de un pusilánime.

______
“Malos elementos”, Un manual para el perfecto corrupto. Cuentos sobre la corrupción. Por Cecilia Podestá. Publicado en la sección cultural de Diario16.

4.5/5 - (4 votos)
<h4>Círculo de Lectores Perú<h4 />

Círculo de Lectores Perú

Círculo de Lectores Perú es una comunidad que crece, poco a poco, alrededor de aquello que tanto nos gusta: los libros y la lectura. Vive con nosotros la aventura de leer.

Dic 2, 2021

Quédate un poco más, tenemos contenido que te puede interesar.

Josemári Recalde: el poeta solar

Josemári Recalde: el poeta solar

Libro del Sol, de Josemári Recalde resulta una lectura difícil para aquellos que prefieren diferenciar entre la literatura y la vida del autor, especialmente por sus versos finales: “no quiero / pertenecer más a la realidad verdadera ni a la falsa, / por eso incendio mi cuerpo”.

«Quince minutos de receso», de Cayre Alfaro Fonseca

«Quince minutos de receso», de Cayre Alfaro Fonseca

“Quince minutos”, de Cayre Alfaro Fonseca, consigue figurar una sociología intuitiva del propio campo literario, mutatis mutandi como en la Educación sentimental de Flaubert, una cosa que hubiera excitado hasta las lágrimas a Pierre Bourdieu por encontrar esas constantes que son la base de su trabajo.

Clorinda Matto de Turner en el teatro

Clorinda Matto de Turner en el teatro

Clorinda Matto de Turner será testigo de la guerra con Chile y la invasión del ejército enemigo, lo que marcará para siempre su carácter literario. Tras enviudar en 1884, asume el cargo de redactora jefe del diario arequipeño “La Bolsa” y estrena su única obra teatral, “Hima Sumac”.

«Los recuerdos del porvenir», de Elena Garro

«Los recuerdos del porvenir», de Elena Garro

Sucede con Elena Garro algo curioso y sumamente injusto. Pese a la gran calidad de su literatura, se la conocía sobre todo por haber estado casada, muy jovencita, con Octavio Paz. Y ahora, cuando su obra se impone por fin con su propia luz, se la trata de vincular con García Márquez y el llamado realismo mágico, cuando, en realidad, «Los recuerdos del porvenir» para nada remite a ello.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares