«Voces de Chernobil», de Svetlana Alexievich

En este libro, Svetlana Alexievich presenta las respuestas de sus decenas de entrevistas, pero obviando las preguntas, estableciendo en el lector esa complicidad que a la vez lo convierte en actor y testigo dentro de las historias, cada cual más terrible que la otra.

;

Seguir leyendo

La madrugada del 26 de abril de 1986, el cuarto reactor de la planta de energía nuclear de Chernóbil explotó -debido a un error humano-, liberando material radiactivo doscientas veces superior al de las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, provocando la mayor catástrofe en la historia nuclear y ambiental de la humanidad.

La radiación (que según se estima tardará en desaparecer en poco más de mil años), provocó la muerte de más de un millón de personas a lo largo del tiempo. Estas muertes y la permanente tragedia del pueblo ucraniano son narradas sobrecogedoramente por Svletana Alexievich en “Voces de Chernóbil”, estremecedor conjunto de testimonios que llega traducida al castellano gracias a ediciones DEBOLS!LLO.

En este libro, Svetlana Alexievich presenta las respuestas de sus decenas de entrevistas, pero obviando las preguntas, estableciendo en el lector esa complicidad que a la vez lo convierte en actor y testigo dentro de las historias, cada cual más terrible que la otra: “Por favor, pequeña, no te mueras ahora –dice una madre a su hija-, no ahora que es invierno y la tierra está dura y no podré escarbarla, espera por favor, a la primavera”. La forma en que el gobierno va encubriendo el desastre y manipulando la información, y cómo se utilizaron a los ya contaminados con radiación para que terminaran de morir trabajando en la planta nuclear sin la menor protección y a cambio de un dinero que no podrían disfrutar jamás, hacen de este libro un documento terrible y siniestro, y uno no puede evitar estremecerse por las voces que van narrando la tragedia desde donde les tocó: en la casa, en el campo, en las semanas y meses posteriores a la explosión, en el destino que les tocó vivir a niños que no llegaron a la pubertad porque el cáncer los devoró, en los niños con malformaciones que morían apenas nacer.

Escritora y periodista bielorrusa, Svetlana Alexievich, obtuvo el Premio Nobel de Literatura 2015 en reconocimiento a que “su obra polifónica es un monumento al valor y al sufrimiento de nuestro tiempo”, dijeron en Estocolmo. “Voces de Chernóbyl”, publicada en 1997 y recientemente traducida al castellano, es una contundente e irrefutable prueba de ello.

4.4/5 - (7 votos)
<h4>Círculo de Lectores Perú<h4 />

Círculo de Lectores Perú

Círculo de Lectores Perú es una comunidad que crece, poco a poco, alrededor de aquello que tanto nos gusta: los libros y la lectura. Vive con nosotros la aventura de leer.

May 14, 2016

Quédate un poco más, tenemos contenido que te puede interesar.

Josemári Recalde: el poeta solar

Josemári Recalde: el poeta solar

Libro del Sol, de Josemári Recalde resulta una lectura difícil para aquellos que prefieren diferenciar entre la literatura y la vida del autor, especialmente por sus versos finales: “no quiero / pertenecer más a la realidad verdadera ni a la falsa, / por eso incendio mi cuerpo”.

«Quince minutos de receso», de Cayre Alfaro Fonseca

«Quince minutos de receso», de Cayre Alfaro Fonseca

“Quince minutos”, de Cayre Alfaro Fonseca, consigue figurar una sociología intuitiva del propio campo literario, mutatis mutandi como en la Educación sentimental de Flaubert, una cosa que hubiera excitado hasta las lágrimas a Pierre Bourdieu por encontrar esas constantes que son la base de su trabajo.

Clorinda Matto de Turner en el teatro

Clorinda Matto de Turner en el teatro

Clorinda Matto de Turner será testigo de la guerra con Chile y la invasión del ejército enemigo, lo que marcará para siempre su carácter literario. Tras enviudar en 1884, asume el cargo de redactora jefe del diario arequipeño “La Bolsa” y estrena su única obra teatral, “Hima Sumac”.

«Los recuerdos del porvenir», de Elena Garro

«Los recuerdos del porvenir», de Elena Garro

Sucede con Elena Garro algo curioso y sumamente injusto. Pese a la gran calidad de su literatura, se la conocía sobre todo por haber estado casada, muy jovencita, con Octavio Paz. Y ahora, cuando su obra se impone por fin con su propia luz, se la trata de vincular con García Márquez y el llamado realismo mágico, cuando, en realidad, «Los recuerdos del porvenir» para nada remite a ello.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares