Pessoa y Walser: ser nadie

Celebridades y no celebridades desean ser visibles, aparecer en la pantalla de la vida para conquistar cariño, fama o dinero. ¿Y ser nadie? ¿Alguien quiere ser nadie en este mundo de Facebook, Instagram y Tik Tok?

Publicado

6 Feb, 2024

Escribe Luis Eduardo García

Fernando Pessoa creyó siempre que somos seres enmascarados, que desempeñamos diversos roles según la máscara que nos cubre el ser y que tenemos tantos antifaces como las vidas que vivimos. «Nadie me conoció bajo la máscara de la identidad ni supo nunca que era una máscara, porque nadie sabía que en este mundo hay enmascarados. Nadie supuso que junto a mí estuviera otro que, al fin, era yo. Siempre me juzgaron idéntico a mí», escribió Pessoa.

«Fingir es conocerse» es otro de sus pensamientos guía, pensamiento que luego desarrolló en unos versos con no menos rotundidad: «El poeta es un fingidor. / Finge tan completamente/ que hasta finge que es dolor/ el dolor que en verdad siente». Pessoa intentó averiguar quién era a través de la multiplicación o desintegración de su personalidad y lo que halló, sin duda, fue un laberinto casi infinito en el que encontró más preguntas que verdades sin llegar nunca a descubrir quién era realmente.

El budismo —la única doctrina religiosa que no es una religión— plantea una liberación espiritual (el nirvana) a través de la moralidad, la meditación y la sabiduría. Mediante este camino que comprende ocho vías (conocimiento, actitud, discurso, acción, vida, esfuerzo, estado mental y concentración) se llega a la “extinción de los fuegos de todos los deseos y la absorción del yo en el infinito”; es decir, al autoconocimiento. Fernando Pessoa conoció perfectamente esta doctrina, pero la que practicó fue la primera, la búsqueda de sí mismo a través del descubrimiento de múltiples personalidades dentro de sí. Si algún legado nos dejó este fue el de la liberación y el deseo de ser nadie, de desparecer en un mundo en el que todos se mueren por “ganarle a alguien” o “ser personas importantes”.

Pessoa: «Siempre me juzgaron idéntico a mí».

La búsqueda de sí mismo fue un tema central en la vida y la obra de Fernando Pessoa. Él fue un radical en lo que se refiere a la imposibilidad del conocimiento por vías ordinarias. Partía de la idea de que los seres humanos no eran seres unitarios sino plurales y practicó en su propio ser lo que llamó “drama en gente”, una especie de fenómeno de despersonalización que consistía en la creación de personalidades autónomas (heterónimos) creadas en la mente de un ser ortónimo (él mismo).

Otro autor semejante es Robert Walser, cuyos postulados deben saber a trago amargo para los amantes de lo visibilidad y los reflectores. Su extrema repugnancia al poder y su temprana renuncia a toda experiencia de grandeza lo han convertido en una expresión del “fracaso” y un “enemigo” moral de nuestro tiempo. Walter proponía hace años que vivir de verdad consistía en ser un cero a la izquierda, desaparecer por completo del mundo social visible o pasar desapercibido a los ojos de un mundo que pide sujetos contentos y visibles.

Si alguna vez una mano, una oportunidad, una ola, me levantase, y me llevase hacia lo alto, allí donde impera el poder y el prestigio, haría pedazos a las circunstancias que me hubieran llevado hasta allí y me arrojaría yo mismo hacia abajo, hacia las ínfimas e insignificantes tinieblas. Sólo en las regiones inferiores consigo respirar”, escribió Walser. Los seguidores de los textos de autoayuda, tan solicitados por quienes buscan con urgencia un norte en su vida, seguramente condenarán esta visión del autor de los microgramas.

Robert Walser

La intención de Robert Walter era apartarse de la grandeza pública. No se trataba de una elección de libre modestia o humildad: se trataba simplemente de desaparecer, de alejarse por completo del imperativo de “ser alguien” en la vida a través de una escritura secreta y muchas veces diminuta (Walser escribió microgramas, textos con una letra diminuta y casi invisible). Ser olvidado por el mundo era para él una “bella desdicha”.

Autores como Walser proponen, en otras palabras, una renuncia al yo, a la grandeza y a la supuesta dignidad que implica el éxito. Y esto muy pocos de nuestros contemporáneos están dispuestos a aceptar. De lo contrario pregunten a los nuevos líderes del “cambio” y la “transformación”.

Enrique Vila-Matas

Mientras algunos libros pregonan las maneras o procedimientos para ser líderes y tener éxito, otros como «Doctor Pasavento» de Enrique Vila-Matas proponen un modelo de héroe moral para quien –como lo fue para el austriaco Robert Walter- vivir de verdad consiste en ser un cero a la izquierda, desaparecer por completo del mundo social visible o pasar desapercibido a los ojos de un mundo que pide sujetos contentos y visibles.

El personaje o los personajes sucedáneos de la novela «Doctor Pasavento» tienen como modelo a Robert Walter y su idea de apartarse de la grandeza pública. No se trata de una elección de libre modestia o humildad. Se trata simplemente de desaparecer, de alejarse por completo del imperativo de “ser alguien».

Luis Eduardo García (Chulucanas, Piura, Perú, 1963) Poeta, narrador y periodista. Es docente de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Privada del Norte de Trujillo. En 1985 ganó el VI concurso “El poeta joven del Perú” y en el 2009 el Tercer Premio del Concurso Internacional Copé de Poesía. Ha publicado cuatro libros de poesía: Dialogando el extravío (1986), El exilio y los comunes (1987), Confesiones de la tribu (1992) y Teorema del navegante (2008); dos de cuentos: Historia del enemigo (1996) y El suicida del frío (2009); y uno de crónicas, ensayos y entrevistas: Tan frágil manjar (2005). El lugar de la memoria (2023) premio de novela breve del BCR. Mantiene desde 1986 una página de reseñas y comentarios literarios en el suplemento dominical del diario La industria de Trujillo.

Sigue leyendo…

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares