Jorge casilla Felinar

«Félinar», de Jorge Casilla, una vieja canción recobrada.

En esta novela, Jorge Casilla Lozano ha logrado traernos el eco de la épica de la edad Antigua y del Renacimiento, convertido en una literatura para los jóvenes de hoy. Casilla nos recuerda algo así como una vieja canción recobrada, pero sin voluntad ni pretensión de copiarla.

;

Seguir leyendo

Escribe Francisco Joaquín Marro

En esta novela, Jorge Casilla Lozano ha logrado traernos el eco de la épica de la edad Antigua y del Renacimiento, convertido en una literatura para los jóvenes de hoy. Para quienes fuimos niños a fines de los ochenta e inicios de los noventas, y  que, en vez de la literatura específicamente infantil, conocimos adaptaciones ligeras de los clásicos –La ilíada, La odisea, La Jerusalén liberada y el Orlando furioso-, el libro de Casilla nos recuerda algo así como una vieja canción recobrada, pero sin voluntad ni pretensión de copiarla.

Como en los libros del pasado, destaca en Félinar su calculada cadencia en las frases, los adjetivos compuestos, los “tropos” y demás expresiones literarias inspiradas en la épica del pasado. Pero, a diferencia de ella, su utilización de personajes animales no es burlesca, como podría pensarse al evocar a aquellas que los tienen por desmesurados protagonistas (como la Batracomiomaquia atribuida a Homero o La gatomaquia de Lope de Vega). El propósito de Felinar no es satirizar estilos ni usos sociales; no tiene pretensión moralizante que juzgue positiva o negativamente el comportamiento de su personajes y ello es digno de agradecerse en el horizonte de la literatura infantil contemporánea, pendiente de enseñar moralidad con el fin de satisfacer exigencias pedagógicas. De modo natural, más bien, el relato invita a la reflexión sobre el comportamiento humano en general a partir de la reflexión que las acciones de sus animales guerreros podrían provocar.

Felinar, de Jorge Casilla
Escritor peruano Jorge Casilla Lozano. Foto: difusión.

Mediante una historia dividida en “cantos”, a la manera épica, a las luchas intestinas de un reino, Félinar, y a un drama familiar universal como lo es la rivalidad entre dos medio hermanos que se disputan el trono del reino. Garras, el heredero, ve con recelo el prestigio que adquiere su hermano menor, el príncipe Sombras, y se opone a la división del reino que planea el rey agonizante. La llegada de un forastero -proveniente de una tierra más allá del mar-, quien trae consigo la peor de las noticias, solo añadirá más tensión a la relación entre ambos.

Félinar se inspira también en uno de los pasajes más polémicos de nuestra historia nacional, sin que su intención sea caricaturizarlo. Más bien, es digno de elogio que una obra juvenil ponga en relieve temas como la ambición personal, el amor fraternal, los celos y el bien común. Y también el desasosiego y la incertidumbre, expresados de distintas formas por cada uno de los personajes, de lo que se colige la segunda virtud de este libro: con pocas pinceladas, el autor ha logrado crear para cada animal combatiente un carácter particular. Una obra como esta dialoga directamente con la cultura clásica pero también con la contemporánea y justamente es a esta última a la que interpela: nos hace recordar que, hace mucho, hubo una literatura juvenil -como la de Verne, la de Stevenson y la de Salgari- capaz de abordar a su joven lectoría sin condescendencias, sin moralinas, que apeleba principalmente a su entendimiento y a su sensibilidad.

4.8/5 - (27 votos)
<h4>Francisco Joaquin Marro<h4 />

Francisco Joaquin Marro

Desde el 2006 administra el blog "Uno de Tantos", un espacio dedicado a la cultura pop. Es autor de la novela "Sol de Tokio" (Casatomada, 2011) y de la novela inédita "El último rey gitano". Su otro gran amor es el dibujo, especialmente la historieta. Ha publicado el libro de cuentos "El olor de las flores a fines de abril" y la novela "Los ojos de Kairel".

Sep 1, 2019

Quédate un poco más, tenemos contenido que te puede interesar.

Josemári Recalde: el poeta solar

Josemári Recalde: el poeta solar

Libro del Sol, de Josemári Recalde resulta una lectura difícil para aquellos que prefieren diferenciar entre la literatura y la vida del autor, especialmente por sus versos finales: “no quiero / pertenecer más a la realidad verdadera ni a la falsa, / por eso incendio mi cuerpo”.

«Quince minutos de receso», de Cayre Alfaro Fonseca

«Quince minutos de receso», de Cayre Alfaro Fonseca

“Quince minutos”, de Cayre Alfaro Fonseca, consigue figurar una sociología intuitiva del propio campo literario, mutatis mutandi como en la Educación sentimental de Flaubert, una cosa que hubiera excitado hasta las lágrimas a Pierre Bourdieu por encontrar esas constantes que son la base de su trabajo.

Clorinda Matto de Turner en el teatro

Clorinda Matto de Turner en el teatro

Clorinda Matto de Turner será testigo de la guerra con Chile y la invasión del ejército enemigo, lo que marcará para siempre su carácter literario. Tras enviudar en 1884, asume el cargo de redactora jefe del diario arequipeño “La Bolsa” y estrena su única obra teatral, “Hima Sumac”.

«Los recuerdos del porvenir», de Elena Garro

«Los recuerdos del porvenir», de Elena Garro

Sucede con Elena Garro algo curioso y sumamente injusto. Pese a la gran calidad de su literatura, se la conocía sobre todo por haber estado casada, muy jovencita, con Octavio Paz. Y ahora, cuando su obra se impone por fin con su propia luz, se la trata de vincular con García Márquez y el llamado realismo mágico, cuando, en realidad, «Los recuerdos del porvenir» para nada remite a ello.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Shares