Tres poemas de Gabriel Chávez Casazola

Gabriel Chávez Casazola es uno de los poetas bolivianos más importantes de la región. Los poemas que compartimos pertenecen a su antología personal "Hoja de vida".

Los patios son para la lluvia

Los patios son para la lluvia
cuando ella cae despiertan sus baldosas,
abren los ojos del tiempo sus aljibes.
Y entonces los patios cantan.

Un canto hondo,
en un idioma arcano
que hemos olvidado pero que comprendemos
cuando cae la lluvia sobre los patios
y volvemos a ser niños que oyen llover.

Bajo la lluvia todas las cosas son renovadas en los patios
y cuando escampa el mundo huele a recién hecho,
a sábado de Dios, a primavera.

El canto de los patios en la lluvia borra el dolor del universo
y susurra el dolor del universo
por las lluvias perdidas, por los patios perdidos,
por los cantos perdidos,
por ti y por mí que bailamos
bajo la lluvia de Bizancio
arcanas danzas
con movimientos hondos e indescifrables
en los patios de la memoria.

Por ti y por mí que bailamos
que llovemos
que despertamos las estaciones mientras el patio canta
porque la lluvia es para los patios,
esos indescifrables.

Examen de conciencia

Nunca pude contemplar la migración de las ballenas
Jamás visité Bucaramanga
No amanecí en el éxtasis de dos muchachas
oscuras, relucientes como el ébano

Más tarde, más tarde.

La redondez de la tierra vista desde el espacio
El abismado fondo de los mares
El cráter incandescente de un volcán en erupción
posiblemente no los verán mis ojos

¿O más tarde?

Hay ciertas bocas que todavía no besé
Líneas que aún no escribí y están redondas en mi cráneo
Ominosas omisiones que es preciso reparar
Un justo, necesario abrazo

Será un día de estos.

La vida consiste en dejar
cosas pendientes
mientras pendemos
del hilo de la muerte

Solamente ella es inaplazable.


1972

Fue el año en que Nixon visitó la China
que Marco Antonio Campos refutó a Neruda
Las páginas no sirven. La poesía no cambia
sino la forma de una página

que estrenaron Solaris (lo dije en otro poema) pero también Aguirre Cabaret Garganta profunda El hombre de La Mancha Gritos y susurros El último tango –ah María Schneider en la tina y Brando ubicuo, bilocal, al mismo tiempo en el ático parisino y en Villa Corleone, otro y el mismo– mientras Zefirelli hacía volar a Chiara y Francesco en una nube de flores, Snoopy se iba de casa junto a Woodstock y Chaplin volvía a Hollywood
(ya Osvaldo Soriano lo contó en una novela suya).

Murieron Chevalier, Alejandra y Kawabata,
el primero bailando los otros dos
al filo del espejo
y se despidió de este mundo una princesa 
Carolina Matilde de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg,
bautizada como Princesa Viktoria-Irene Adelheid
Auguste Alberta Feodora Karoline Mathilde de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg
de la que solo queda el nombre en Wikipedia.

También dijo arrivederci el profeta de la usura,
que solía contemplarse en los ríos
en noches de plenilunio y enderezar aun las torres con sus cantos.

Una estela explosiva dejó el cohete fallido
que propulsaba a la sonda Cosmos
hacia Venus y otra Harry S. Truman,
con su cortejo de átomos y carne chamuscada.

Bobby Fischer, el díscolo, el irreductible, venció a Boris Spassky
llevándose el título a casa junto a unas cervezas,
en tanto el odio ensangrentaba los juegos olímpicos de Múnich
el penal de Trelew
un domingo en Irlanda del Norte
el campus de la universidad de El Salvador
en cuanto un terremoto destruía Managua
y en Roma
un tal Laszlo Toth atacaba la Pietà de Miguel Ángel 
con un martillo, gritando que él era Jesucristo.

Era 1972 y en un país perdido entre montañas,
en una clínica metodista, por puro azar,
nacía yo, que debí haber nacido en otra ciudad y otro hospital;
y poco antes o después nacían otros niños y niñas
con los ojos también maravillados,
de este y del otro lado del Ecuador, dedicados ahora,
como yo, a este inútil,
maravillosamente inútil oficio de escritura.

Sí, de seguro fueron los efectos del cohete
de la Cosmos
el poderoso cóctel de todas esas películas
algo de los últimos alientos de Pound
y la Pizarnik,
y sobre todo la estela del poema de Marco Antonio Campos:
Las páginas no sirven. / La poesía no cambia / sino la forma de una página, la emoción, / una meditación ya tan gastada. / Pero, en concreto, señores, nada cambia. /
La poesía no hace nada. / Y yo escribo estas páginas sabiéndolo.

Eppur si muove, cuarenta años después
ya solo quedan en pie los poemas de Alejandra, los cantos de Ezra,
algo de las novelas de Kawabata, mucho de los versos
de Neruda
y casi todas esas cintas
indescriptibles
mientras el resto: Nixon Mao Neftalí Reyes Tarkovski Klaus Kinski Bob Fosse la deliciosa Linda Lovelace el insoportable Ingmar Bergman la más deliciosa María Schneider el más insoportable Marlon Brando el ya no se diga Charles Chaplin Osvaldo el Negro Soriano Charles M. Shulz Maurice Chevalier Carolina Matilde de Schleswig- Holstein-Sonderburg-Glücksburg el propio Ezra el programa espacial soviético la URSS Truman Bobby Fischer y todos sus rivales las víctimas y los asesinos el loco del martillo
son ya carne de gusanos y de la desmemoria

como lo seremos los poetas del 72 y Zefirelli
y Marco Antonio Campos algún día
pero no su refutación a Neruda que se refuta a sí misma
perdurando

inútil y maravillosa

como la poesía,
como la Loren
como La Pietá

triste, solitaria

y final.

___________
GABRIEL CHÁVEZ CASAZOLA / (Sucre, Bolivia, 1972). Poeta y periodista boliviano. Libros suyos se han publicado en 15 países y está traducido a diez idiomas. Es autor, entre otros libros de poesía, de El agua iluminada (2010), La mañana se llenará de jardineros (2013) y Multiplicación del sol (2017). Se han publicado varias antologías de su poesía, como Aviones de papel bajo la lluvia (España, 2016); Il canto dei cortili (Italia, 2018); La vitesse des fantômes (Francia, 2018); y Cámara de Niebla, con seis ediciones en distintos países, la más reciente en México (2022). Ganador de varios premios, es docente universitario de escritura creativa, curador del Encuentro Internacional de Poesía “Ciudad de los Anillos” y dirige el taller de poesía “Llamarada Verde” en la ciudad de Santa Cruz, donde reside. Los poemas aquí publicados pertenecen a “Hoja de vida”, su antología personal publicada en la colección iberoamericana del décimo FIP Primavera Poética, evento en el que participó en setiembre del presente año.

Círculo de Lectores Perú
Círculo de Lectores Perú es una comunidad que crece, poco a poco, alrededor de aquello que tanto nos gusta: los libros y la lectura. Vive con nosotros la aventura de leer.

Sigue leyendo…

Loading...
Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Excelente, pronto tendrás noticias nuestras.